oración

si yo fuera peregrina de mi misma
si llegara a la dulce
posada esmeralda
del corazón

martes, 5 de octubre de 2010

Esbozo de pequeño monólogo de mujer con historia prometedora al fondo, lápiz de tabaco y noche sobre papel robado en el abacus

PEARL L’AMOUR:

Pearl L’amour es un ser enteramente rubio los lunes, miércoles y domingos pares, completamente oscuro los martes, jueves y domingos impares, y extremadamente pelirrojo los sábados.
Tiene larguísimas piernas porque ha de recorrer la ciudad entera buscando a todos esos que no saben que quieren encontrarla. La ciudad crece y crece, la ansiedad es mucha, la ciudad se excede en sus límites, por eso Pearl L’amour hace lo propio y cada vez viste faldas más cortas que le permiten andar con ligereza por la ciudad-luna creciente.
Pearl L’amour tiene una boca terriblemente sucia, por eso se la pinta de rojo y come golosinas por ver si se le dulcifican las palabras, pero se ha comprobado científicamente que todo lo que dice es veneno. Lo más terrible es que aunque se calle su sola presencia es contaminante. El pubis de Pearl L’amour ha sido declarado peligroso para la salud pública: su olor embriagador y su aspecto de rosa desbordada desquician a la población. Los heridos por esta belleza lloran tanto que se les diluye el sentido de su vida. Nadie puede ayudarles. Ni tan siquiera Pearl L’amour. Pearl L’amour sólo quiere comerse tu corazón, lo demás le importa un pito, y tiene razón, comparado con un corazón lo demás carece de importancia. Tu zona corazón, tu caparazón, tu arco, tu arpón, tu capacidad de no razón, tu rojo coral, tu coralidad… quién sabe porqué Pearl L’amour ha nacido con estos caprichos.
Aunque la han querido evangelizar en varias doctrinas, Pearl L’amour es pagana y básicamente adora a todo el mundo. No tiene dirección postal ni correo electrónico. No tiene santo, ni seña. Pero sí tiene todo el día para sí misma, y eso es una obscenidad que no se puede consentir. Por eso el cuerpo de Pearl L’amour ha sido declarado proscrito. Pero ella no tiene miedo. Tiene sus largas piernas para caminar la ciudad que tiembla de deseo.

3 comentarios:

  1. es una señorita encantadora, sobre todo con un mojito en cada mano.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, comparado con un corazón lo demás carece de importancia.

    ResponderEliminar