oración

si yo fuera peregrina de mi misma
si llegara a la dulce
posada esmeralda
del corazón

miércoles, 30 de marzo de 2011

de nácar,
las paredes bivalvas de las manos, abriéndose
a la marea de silencio, cerrándose
y atrapando
pequeños silencios

de oscura paciencia
el tejido de los muchos días y las noches muchas vividos, sudados, encarnados,
una entretela espesa y con escamas
basurillas
rodando y rodando por adentro del silencio

de nácar y oscura paciencia
de la extraña matriz de la oración
nace la perla

hoy pongo la perla, la mano y el perdón.

2 comentarios:

  1. hacen falta más oraciones, más poemas, más poesía... Gracias, Evita

    ResponderEliminar